sábado, 5 de enero de 2008

Post-navideño huevero

Y acá comentar como me fue a mi en la Navidad. El 24 estuvimos, para variar, donde la abuela, con primos, tíos, con la familia. Como la mayoría, supongo. Y el 25, con la otra parte de la familia, almorzando, timbeando y jugando Wii. Ese día se juntaron los dos Wii de la familia para hacer una batalla encarnizada de un juego que no tengo idea de como se llamará, pero es lo máximo.

En cuanto a regalos, bueno, tuve el intercambio de regalos de la chamba (me regalaron un USB, que la verdad no sé que hacer con el, porque ya tengo uno), y yo pregunté antes de ver que iba a regalar. Por ese lado, todos contentos. En mi familia también hicimos un intercambio de regalos, por sorteo una persona le regala a otra de la familia. Como la mayoría trabajamos (excepto mi sobrino), en vez de recibir un montón de regalos más o menos, se recibe un buen regalo. Bueno, yo le regalé a mi cuñada un collar, cortesía de la feria del Trigal (cortesía es un decir, claro está), y a mi me regaló un primo, y me dio un libro bien bacán: los relatos esenciales de Herman Hesse. Habrá que darle curso pronto.

En mi familia nuclear, ahí si hay regalos entre todos. Y con mi mamá, para evitar regalos que no gusten, decidimos que yo elijo mi regalo y ella el suyo. Así que elegí un disco buenazo, el "Jazz" de Queen. Y siguiendo con los discos, me regalé a mi mismo otro par de discos: el 1 de Beatles, que tiene todos los No 1 en los charts de EEUU y Gran Bretaña, creo; y otro de Elis Regina y Tom Jobim, grabado hace como 30 años. Mi hermano, con el que comparto hartos gustos en términos de libros, sobre todo, me regaló un libro que compila varios relatos de escritores relatvamente jóvenes, editado por la muy interesante editorial "Revuelta" (publican cosas que normalmente no publican las editoriales grandes).

Bueno, ya basta de regalos, no? Solo una cosa: el otro día, conversando con un amigo, me di cuenta de que hay una relación inversa entre la cantidad de regalos que recibes y los años que tienes. Claro, cuando era chibolo, por ejemplo, recibía de mis papás varios regalos, de cada abuelo, igual, de tíos, tíos de cariño, en fin, de todo el mundo. Y todos felices. Después, ya por los 12 o 13, te empiezan a regalar cosas que no te interesan, y los regalos van en bajada. Uno que otro tío, mis papás y mi abuela (es que, aunque suene feo, los abuelos también se van quedando en el camino), y por ahí uno o dos primos yuppies que le regalan algo a los primos menores. Luego, ni la abuela...ya para qué.

Pero felizmente hay otra relación inversa: la que hay entre la edad y el interés que tiene uno por recibir los regalos. De chiquito, Navidad=regalos. No hay más. Después te vas olvidando, hasta el punto de que, a cierta edad, ya no interesa si te regalan algo o no. Claro, el gesto es bonito, pero más interesa el gesto que el regalo en sí.

Lo único malo es que hay una etapa de desfase: todavía tienes la ansiedad por que te regalen cosas, por ver que hay, por ver si alguien te regala plata o no; mientras que, dramáticamente, la producción regalífera va en franca e irrefrenable caída. Ahi si, caballero nomás, apechuguemos con lo que tocó.

Bueno...ya llegaré con el post año nuevero.

5 comentarios:

Petisita dijo...

Yo feliz con que me regalen libros y muscia. Aunque ultimanete se me ha dado por no escuchar musica con letras, solo instrumental. Pero la lectura si sigue siendo mi pasion mas ferviente.
Dame el dato de ese libro que te regaó tu hermano, son autores jovens de todo el mundo o solo peruanos?

Dragón del 96 dijo...

Pues yo siento que no he perdido esa ansiedad por los regalos y ahora con niño en casa, la ansiedad es mayor para verlo sonreir siempre que abre un regalo. Yo no recuerdo haber sido tan feliz como él, pero verlo solamente, ya me alegra demasiado.

Slaudos.

Patricia dijo...

Y yo les avise a todos que no me regalen nada porque no tuve tiempo ni plata de comprarle nada a nadie.
Hasta ahora estan medio resentidos.

Si son importantes los regalos, a cualquier edad

Jen dijo...

qué tal es el wii? no sé por qué me da flojera jugar, tienes que moverte tanto xD

Jose Cronopio dijo...

Peti: el libro es de autores peruanos...es un buen recopilatorio, aunque la calidad no se mantenga entre todos los autores, hay cosas muy bacanes.

Deivis: si, me imagino que con un niño en la casa, o en la familia en general, vuelve el gusto por esa parte regaladora de la Navidad. En mi familia estamos en la etapa en que estamos tíos, y que no hay mucho interés por los regalos, pero todavía no suficientemente tíos como para que hayan muchos sobrinos...solo hay uno, y ya acaba el colegio ahorita.

Patricia: si, creo que son importantes, aunque de hecho creo que varia con el tiempo. Pero siempre es una bonita costumbre, mas por el gesto que por la cosa que recibes, claro.

Jen: pa serte franco, moverse con el wii causa gracia hasta cierto punto. Despues aburre. Igual con el play station, la verdad que no le veo tanta gracia como para quedarse ahí horas. Nosotros ese día terminamos jugando Lolo, un juego de Nintendo de hace 20 años que jugabamos cuando eramos chibolos, y ahora se puede descargar por medio del wii. Comprar un wii para jugar lo mismo que hace 20 años...paradojas, que le dicen.